jueves, 6 de agosto de 2015

IQBAL MASIH. LÁGRIMAS, SORPRESAS Y CORAJE DE MIGUEL GRIOT

Autor: Miguel Griot
Editorial: Oxford University Press. El árbol de la lectura
Páginas: 272
ISBN 978-84-673-5641-0
Año de publicación: 2010


SINOPSIS
En 1995, Iqbal Masih, se convirtió en mártir por la lucha contra la esclavitud infantil al ser asesinado en Lahore, su localidad natal. Iqbal denunció su situación ante la opinión pública para concienciar al mundo de una injusticia que afecta a millones de menores en el mundo. A partir de la recreación de los testimonios de los que lo conocieron, lo escucharon o lo odiaron, asistimos a la descripción de un personaje cuya labor ha sido imprescindible en la búsqueda de un mundo mejor.

 SOBRE EL AUTOR
Miguel Griot (Salamanca, 1976) ha colaborado en la web del diario El Mundo, y escribe en divertinajes.com. Su  relato El Rey de Abría no se llama Guelfi obtuvo el premio dela Asociación Goya de Santander en 2004. Publicó Cuentos de Cura Sanita (Timun Mas) en 2005, lectura recomendada por la asociación de Biblioteques Públiques de Girona en 2006. Iqbal Masih, lágrimas, sorpresas y coraje es su primera novela. Es voluntario de la Cruz Roja y practica el Breema. 

IMPRESIONES
El libro lo descubrí gracias a uno de los múltiple sorteos que se organizan, no hubo suerte pero como me llamó la atención su sinopsis, lo apunté y vi que lo tenían en la sección infantil de la biblioteca, por lo que pensé que algún día lo cogería prestado (en ese momento estaba con Yo soy Malala y preferí dejar pasar un poco de tiempo entre ambos libros), pero no tuve que esperar mucho, porque Miguel, el promotor del libro que se llama como el autor, me mandó un email ofreciéndome un ejemplar, por lo que no pude resistirme y acepté. Os podéis imaginar la ilusión que me hizo!!.
El libro nos cuenta la historia de Iqbal Masih, un niño pakistaní, como muchos otros de los que hay por el mundo, que empezó a trabajar desde muy pequeño para colaborar en el sustento de la familia. A él le tocó confeccionar alfombras en una fábrica de Lahore. Pero él era un niño muy vivaz, inteligente e inconformista y no se resignaba a su destino, luchó por cambiarlo, dijo ¡Basta!! y con la ayuda del Frente de Liberación de Trabajo Forzado (BFLL), una organización que luchaba por que se cumplieran los derechos de los niños en Pakistán, consiguió pagar su paishgee, ir a la escuela y dar a conocer su historia por todo el mundo, rodó un documental, viajó a Suecia y EE.UU. dando su testimonio, convirtiéndose en un activista contra la explotación infantil. Su testimonio era inspirador.
"Un discurso breve y sencillo hablado desde el corazón, llega mejor que uno largo y complejo"
La costumbre del paishgee es que los niños empiezan a trabajar a cambio de un préstamo que reciben sus familias de sus patrones (prestamistas usureros), y que ellos deben devolver con intereses trabajando durante muchas horas al día, durante años.
"El techo del taller es mi cielo; un telar, mi compañero; los castigos de Arshad, todo lo que temo; un día para descansar, mi único deseo" dice Kabir, compañero de Iqbal (pág. 76)
La estructura de la novela es muy original. Conocemos a Iqbal y su historia a través de breves testimonios de gente que le conoció o coincidió con él en algún momento (por breve que fuera). Como dice Mudena en el primer capítulo, cada persona que habla es una ventana desde la cual nos vamos a asomar para conocerle. Son testimonios muy dispares, de amigos, familiares, compañeros de trabajo que apoyan a Iqbal, pero también testimonios negativos de gente que cuestionan la completa veracidad de sus declaraciones, el hecho de que se hiciese "uso" de Iqbal para promocionarse ellos mismos y se les viera asociados a una "buena causa" y de los dueños de las fábricas de alfombras que veían peligrar sus negocios. También hay testimonios que ponen en duda sus ideas para mejorar la situación infantil en Pakistán, no lo ven tan factible, ya que si los niños no trabajasen , no tendrían no lo poco que ellos ganan para mantener a sus familias. Esta variedad me ha gustado, es una forma de conocer todos los frentes y las distintas opiniones.
Es una historia triste, dura, conmovedora y a la par esperanzadora. Vemos la crudeza de la realidad que se vive en muchos lugares y a la que, a veces, nos es más cómodo mirar para otro lado.
Iqbal, es un niño al que le coges cariño rápidamente, maduro para su edad, pero un niño al fin y al cabo; sufres con él, por su trabajo y el trato que le da su jefe que no se anda con chiquitas y no pasaba ni una, tomándose la justicia por su mano; pero también ríes por las travesuras y gracietas que se le ocurren con los amigos, aunque supiera que después iba a ser castigado. Un niño que a pesar de lo vivido, siempre tenía una sonrisa e intentaba ver lo bueno y animar a los demás. Que luchó para conseguir aquello en lo que creía.
"Acepta sus debilidades y confía en ellas y aprende a sacarles partido" ( pág. 44)
"Durante un partido de hockey Iqbal como en la vida aceptó sus propias limitaciones y fue capaz de superarlas. Lo hizo porque en lugar de obsesión por ganar, su única preocupación durante el partido fue como ayudar a su equipo, como encontrar su lugar, ser útil y poder participar" (pág. 172)
Pero el 16 de abril de 1995, con doce años, cuando iba en bicicleta con sus primos, su vida acabó con un disparo de bala. El 16 de Abril fue  proclamado por UNICEF el ‘Día Mundial contra la Esclavitud Infantil’.
Cinco años después de su trágica muerte, en el año 2000, se otorgó el ‘Premio de los Niños del Mundo’ por primera vez. A título póstumo, fue concedido a Iqbal Masih.
"Iqbal no veía fronteras en sus limitaciones. No se preocupaba por lo que no podía hacer. Se interesaba por lo que podía mejorar o recuperar" (pág. 172)
Esta escrito de forma clara, sencilla, directa, con gran naturalidad, en capítulos breves con una letra de fácil lectura, y en casi todos ellos había una o varias frases a remarcar que te hacen, aún más, reflexionar en la historia, en la vida, en lo bien que estamos y en lo que podríamos y/o deberíamos hacer. Se lee de forma ágil, solo hubo algún momento en que la historia se me hizo un poco pesada, quizá por lo previsible, aunque al ser los capítulos cortos se avanza con facilidad.
Esta es una de esas historias que no es que merezcan ser contadas, sino que deben ser contadas para que no se olvide y no podamos decir: "yo no lo sabía".
"Increíble que la voz de un simple niño pudiera hacerse oír, tuviera poder tanto de emocionar como de irritar. Y lo tenía porque decía la verdad y, además, era inspirador". (pág. 245)

CONCLUSION
Es un libro duro, que deja huella, que nos muestra las duras condiciones en las que viven muchos niños en Pakistán, que te hace reflexionar. Que merece la pena ser leído.


"Iqbal no va a cruzar más esa puerta. Pero si puede hacerlo su forma de encarar la vida, su ánimo para disfrutarla, su ilusión por mejorar la suya y la de los demás" dicen los hermanos Klang (pág. 178)

Aquí os dejo la Web oficial dedicada a Iqbal Masih y la esclavitud infantil: aquí 
y un vídeo que nos cuenta su historia:


16 comentarios:

  1. He oido muchas cosas buenas de este libro,pero no me ánimo de momento,porque sé que lloraré y no estoy en un momento de mi vida en el que pueda soportar llorar.Mas adelante,quizá.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. He visto reseñas muy positivas, pero en esta etapa de mi vida no me apetece leer una historia así ^^

    ResponderEliminar
  3. Lo apunto porque me llama la atención, pero me pasa como a Tamara, ahora no me apetece leer esto >.< Un besoo

    ResponderEliminar
  4. No podemos evitarlo.... este tipo de libros que dejan huella nos atraen.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Ya sabes que a mi me encantó. Sé que es una historia dura pero es tan bonita que a mi me ha merecido muchísimo la pena leerlo.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me encantó sobre todo la forma tan original de narrarlo a través de tantos personajes

    ResponderEliminar
  7. Leí una reseña sobre éste libro que me llamó mucho la atención, por eso lo tengo apuntado. La verdad es que es una historia terriblemente dura. Por eso quiero leerla con calma.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Soy salmantino y no conocía al autor cuya novela reseñas. Muchas gracias, Jessica, por darme a conocer un relato duro pero muy humano que sirve para recordarme / nos que la esclavitud infantil existe.
    Me apunto el título y el autor. Y me apunto tu blog (me hago seguidor suyo) y también te agrego a mis círculos de google+. Tú, si lo deseas, puedes hacer lo mismo conmigo.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola!!!este libro lo estoy leyendo ahora mismo y por ahora coincido contigo, a ver que tal el final. Gracias por la reseña
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Me gustó, además no conocía la historia y aunque dura es muy educativa.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. No conocía el libro, y aunque ahora mismo tengo una lista de pendientes casi inabarcable, creo que lo voy a tener en mente cuando me quede más liberada.

    Gracias por la reseña.

    Me quedo por el blog, así que ya nos leeremos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!

    No conocía tu libro pero creo que me gustaría, así que gracias por la reseña y lo apunto :)

    Un beso ♥

    ResponderEliminar
  13. No sabía que el autor era salmantino como yo. ¡Qué gracia! Le prestaré más atención a partir de ahora.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Le tengo ganas, pero como tod@s de cis que tiene una historia dura, me frena. Pero me gustaría leerlo en el futuro.
    Un beso.

    ResponderEliminar