miércoles, 18 de marzo de 2015

UNA MADRE de Alejandro Palomas

Autor: Alejandro Palomas
Editorial: Siruela
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 248
Publicación: 04/2014

SINOPSIS
El retrato de una ciudad acogedora y esquiva a partes iguales, de una familia unida por los frágiles lazos de la necesidad y del amor y la mirada única de una mujer maravillosa en un momento extraordinario. Faltan unas horas para la medianoche. Por fin, después de varias tentativas, Amalia ha logrado a sus 65 años ver cumplido su sueño: reunir a toda la familia para cenar en Nochevieja. Una madre cuenta la historia de cómo Amalia entreteje con su humor y su entrega particular una red de hilos invisibles con la que une y protege a los suyos, zurciendo los silencios de unos y encauzando el futuro de los otros. Sabe que va a ser una noche intensa, llena de secretos y mentiras, de mucha risa y de confesiones largo tiempo contenidas que por fin estallan para descubrir lo que queda por vivir. Sabe que es el momento de actuar y no está dispuesta a que nada la aparte de su cometido. Un cartel luminoso que emite mensajes desde una azotea junto al puerto, una silla en la que desde hace años jamás se sienta nadie, una Barcelona de cielos añiles que conspira para que vuelva una luz que parecía apagada, unos ojos como bosques alemanes y una libreta que aclara los porqués de una vida entera; Una madre no es solo el retrato de una mujer valiente y entrañable, y de los miembros de su familia que dependen de ella y de su peculiar energía para afrontar sus vidas, sino también un atisbo de lo que la condición humana es capaz de demostrarse y mostrar cuando ahonda en su mejor versión.

IMPRESIONES
Llevaba meses viendo reseñas muy positivas de este libro en numerosos blogs por lo que lo apunté para tenerlo en cuenta, pero cuando luego lo vi encabezando muchísimas listas de nuestras lecturas favoritas del año, no tuve más dudas. Cuando fue la lectura elegida en el club para el mes de febrero ya no tenía excusas para seguir posponiendo su lectura y juzgar por mi misma.

Ahora no sé cómo expresar todas las sensaciones que me produjo la lectura de este libro. ¡¡Allá voy!!.

La acción se desarrolla en Barcelona, toda una familia se reúne para celebrar la cena de Nochevieja. Amalia, la madre, está encantada, eufórica y nerviosa a partes iguales porque por fin ha conseguido reunirlos a todos; lo que no sabe, o quizá sí y cuenta con ello, es que todos acudirán con la mochila cargada, con algo que contar. En el fondo no es más que el retrato de cualquier familia cuando se reúne, donde todos acuden con sus mejores sonrisas intentando dejar atrás sus preocupaciones y dispuestos a pasar una noche agradable, sin amargársela al que tienen al lado, aunque no siempre sea posible.

"Es posible que esa noche confluyan en la mesa de mamá momentos, energías y requiebros tan dispares, tan largamente reprimidos, que quizá lo que mamá lleva tanto tiempo esperando - charlas fluidas y tiempo de calma- sea una pequeña playa a la que de pronto han de llegar los restos de varios naufragios, con sus baúles llenos de intimidades, ropa mojada y botellas con mensaje".(pág. 66)

Pero ahí está La Madre, esa persona que sirve de pegamento en casi todas las familias, que nos guía, aconseja y acompaña en todos los momentos de nuestra vida. Aún cuando no nos damos cuenta, están ahí, sabiendo lo que necesitamos sin pedírselo.

Alejandro Palomas ha sabido crear personajes tremendamente reales y complejos, llenos de contradicciones y sentimientos, con fuertes personalidades y muy dispares entre sí. Consigue que nos busquemos entre los personajes o rasgos de aquellos que conocemos. Una vez eres uno, otras vez tienes el rasgo de otro, luego de otro y así hasta el final, haciendo que nos involucremos e identifiquemos más aún en la historia.

Amalia tiene 3 hijos adultos,  un hermano emigrado a Lisboa y sigue teniendo muy presente a su madre tras su fallecimiento. Además tiene una curiosa relación con su amiga Ingrid. Es una mujer que tras divorciarse se liberó del yugo del matrimonio y del desastre y la mirada vigilante de su marido. Se vuelve una mujer más independiente, con ganas de aventura, de vivir la vida que no ha podido vivir antes. Es luminosa, alegre, positiva y a pesar de los años y lo vivido, es inocente y confiada, a quien no le gustan los conflictos, pero también tiene un sentimiento de culpa, dolor consigo misma por el padre y lo que han pasado sus hijos.
"Es especialista en sortear conversaciones que no le interesan. La poca visión y la torpeza con la que se mueve físicamente por el mundo contrastan con la buena cintura con la que se escabulle de todo lo que la incomoda. Es especialista en sortear conversaciones que no le interesan.(pág. 24)

Amalia es única, resulta entrañable aunque hay momentos en que esas explicaciones y salidas de tono tan surrealistas contrastan demasiado con la faceta de madre atenta y responsable de sus hijos. Es un poco desconcertante y hace que pierda parte de su credibilidad, aunque gracias a ello se rebaja la tensión y el drama que se respira. Es fácil entender a su hija mayor Silvia, la metódica, resolutiva, de fuerte carácter, que siempre está solucionando los problemas de los demás, en especial los de su madre. Reconozco que tener una madre así, puede resultar cargante en muchos aspectos, pero no por ello resulta menos entrañable en su lectura.
Fernando, será el narrador de la historia, el que a través de flashbacks nos vaya contando la historia de la familia. Es el hijo pequeño, el que está más unido a su madre, que pasa más tiempo con ella, quien de vez en cuando la encubre. Es "el muro de las lamentaciones", todos recurren a él para desahogarse. Pide poco, se conforma con saber que importa, aunque no ha tenido suerte en el amor.
Emma es la hermana que anuncia "las bombas" con pasmosa tranquilidad, a veces en el momento menos oportuno provocando desconcierto y tensión. Intenta limar asperezas y conciliar situaciones tensas, aunque no siempre de forma acertada. Es una persona que quiere querer a toda costa, para ello es complaciente. 

El drama es una constante durante toda la lectura, pero también lo es el humor y la ironía que es la forma que tienen de sobrevivir a sus problemas personales y familiares, de evitar las discusiones y evadir las confrontaciones.
Alejandro, partiendo de una premisa muy sencilla, una cena familiar, es capaz de profundizar en un gran número de sentimientos como son la culpa, la soledad, el miedo, el vacío tras una pérdida, la angustia,...Sumergirnos en su lectura es una montaña rusa de emociones.

 Los personajes, como la mayoría de nosotros, son personajes con algunas luces y muchas sombras. Palomas nos muestra los problemas de comunicación de muchas familias, en las que cuesta decirse las cosas. Donde muchas veces todo lo que se cuenta es superfluo, banal. "Qué dificil es hablar así, sabiendo que todo lo que no sea hablar de lo que realmente importa es simplemente ruido".

Todos sufrimos golpes, reveses en la vida que muchas veces nos bloquean y nos transforman pero con los que tenemos que aprender a convivir y/o reponernos; no podemos quedarnos estancados en un momento o un hecho que nos marque. Todas las experiencias de nuestra vida son las que conforman lo que vamos siendo.  A la vez nos anima a vivir la vida, que no seamos meros espectadores y nos de miedo disfrutar de ella, que seamos capaces de sobreponernos a las adversidades.

"No se puede encontrar paz evitando la vida"
"Creer que no hacer es vivir mejor. No, no hace es vivir menos". ( 223)
"Aprender a protegerte no es siempre aprender a vivir mejor"  (236)

Palomas tiene un estilo muy cuidado, poético, cargado de verdad y lleno de profundas y certeras frases para el recuerdo que te hacen reflexionar, a veces son pequeños empujones que te animan a levantarte y seguir adelante.

CONCLUSIÓN

Alejandro Palomas ha sido capaz de crear una novela conmovedora, entrañable, cargada de sentimiento, con unos personajes complejos, llenos de contradicciones y por ello muy reales en los que nos podemos ver reflejados. El drama es una constante pero también lo es el humor al que recurren para rebajar la tensión


14 comentarios:

  1. ¡Hola!
    La verdad es que pinta bien, me gustan las novelas de personas realistas, de personajes con los que fácilmente te puedes identificar.
    Seguiré tus pasos y me pondré con ella.
    besos!

    ResponderEliminar
  2. No me llama mucho la atencion asi que lo voy a dejar pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a por otro, aunque me atrevería a sugerirte que no lo descartes del todo, quizá más adelante...Besos

      Eliminar
  3. Es un libro maravilloso y una de las reseñas que más me ha costado hacer, fue tanto lo que sentí y lo que me removió esta novela, que tenía miedo de mostrarme demasiado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me costó hacer la reseña. Besos

      Eliminar
  4. Es magnífico este libro. Creo que lo leí en el momento adecuado y eso hizo que me llegase incluso más. Un saludo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, cuando uno lee el libro en el momento adecuado es lo mejor. Besos

      Eliminar
  5. Yo no logré conectar del todo con la novela y no la disfruté tanto como el resto de personas que conozco.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo lamento, es una de esas novelas que conviene leerlas en el momento justo y a veces es más la sensación posterior que lo que cuenta. Besos

      Eliminar
  6. ayyy lo acabo de leer y estoy deseando ponerme con Un hijo!!! es genial
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi Una madre como has visto me gusto mucho, y si cae en mis manos Un hijo lo leo seguro!!Besos

      Eliminar